Los sillones de diseño que han hecho historia

El sillón es el no va más en el diseño del mueble, la pieza icónica que transmite como ninguna la evolución de los gustos y de la sociedad. El sillón es la silla convertida en comodidad, con brazos, respaldo ¡y hasta reposapiés! En el Día de la Procrastinación, te presentamos la selección Decotherapy de los 7 sillones de diseño que han marcado un antes y un después en la historia del diseño. Todos ellos son hijos de su tiempo; es decir, reflejan las preocupaciones estéticas de la época que los vio nacer.

1. La Barcelona Chair de Mies van der Rohe

Mies van der Rohe concibió este sillón para el pabellón de la Feria Mundial de las Artes de 1929 que tuvo lugar en Barcelona. Después de construir su edificio de planta libre, acero y mármol de Montjuïc se dio cuenta de que necesitaba diseñar un mobiliario acorde con el continente que diera coherencia al conjunto. El sillón Barcelona, un objeto simple y elegante, vino a dar respuesta a su inquietante preocupación por el sillón al que se refería como «algo difícil, con infinidad de posibilidades y problemas».

decotherapy-silla-barcelona-mies-van-der-rohe

2. El LC2 de Le Corbusier

Le Corbusier es uno de los arquitectos más prolíferos del siglo XX y uno de los padres del movimiento moderno. Como un da Vinci de su tiempo, coqueteó con distintas artes y no pudo resistir la tentación de diseñar su propio mobiliario. El LC2 vió la luz en 1928 en colaboración con su primo Pierre Jeanneret, y desde entonces ha permanecido impertérrito al paso del tiempo. Se trata de un clásico del racionalismo moderno que representa el inicio del domestic equipment y que reedita en exclusiva la italiana Cassina.

decotherapy-sillon-cl2-le-corbusier-cassina

3. El sillón Wassily de Marcel Breuer

El arquitecto húngaro Marcel Breuer concibió este sillón a partir de un prototipo construido con tubos de bicicleta. Cuenta la leyenda que fue su amigo, el pintor Wassily Kandinsky, quien le encargó crear una silla para oficina estética y funcional a la vez. Esta historia no ha sido realmente contrastada, pero le ha valido el nombre a uno de los sillones más transgresores del siglo pasado, acualmente editado por Knoll.

decotherapy-sillon-wassily-marcel-breuer-knoll

4. La Egg Chair del sueco Jacobsen

Todo lo que viene de Suecia es sinónimo de ponderación, equilibrio y buen gusto. Arné Jacobsen no fue ajeno a este arquetipo y así lo demostró cuando en 1958 diseñó la Egg Chair para el lobby del SAS Royal Hotel de Copenhagen. Jacobsen fue muy prolífero en el diseño de sillones y también ideó el Swan, el nº 7 o la silla Ant. En todos ellos busca llegar a la esencia del diseño, huyendo de lo artificial e innecesario.

decotherapy-egg-chair-jacobsen

5. La Lounge Chair de Eames

El sillón Lounge de Eames es probablemente uno de los sillones de diseño más plagiados de todos los tiempos. Fue concebido por el matrimonio de diseñadores Charles y Ray Eames con un reposapiés en piel color tabaco, inspirándose en un viejo sillón de un club. En palabras de sus creadores, debía tener «el aspecto cálido y acogedor de un guante de baseball gastado«. 

decotherapy-sillon-lounge-eames

6. El sillón Vanity Fair de Poltrona Frau

Este silloncito fue una adaptación más moderna del modelo 904 que formaba parte del catálogo de la marca italiana Poltrona Frau desde 1903. Sin embargo, pese al origen menos rompedor del Vanity Fair en comparación con sus contemporáneos, ha influido en la estructura y formas redondeadas que hoy vemos en muchos de los sillones del mercado. Seguro que podrás reconocer su respaldo curvo en algunos best sellers de Ikea.

decotherapy-sillon-vanity-fair-poltrona-frau

Nos hemos dejado en el tintero otros sillones de diseño como el Coconut de Nelson (nos encanta el clásico, blanco y negro, editado por Vitra) o el Gran Repos de Citterio (también editado por Vitra), pero no te preocupes. Habrá más entregas para curiosos empedernidos y amantes del buen diseño.

, , , , ,
×