¿Por qué nos enamoran los muebles curvy?

No importa si la llamas tendencia ‘bold’ o ‘squircle’, el caso es que los muebles de líneas sinuosas están de rabiosa actualidad, ¡hay motivos! Y es que son perfectos para rebajar la simetría de una estancia y, en especial, para suavizar la contundencia de las esquinas que en nuestra mente interpretamos como peligrosas.

Suman armonía mientras que restan contundencia. Por eso es normal que ganen día a día más adeptos. De ahí que las curvas se lleven y estén presentes en piezas de mobiliario, lámparas y complementos de cualquier espacio de la casa.

¿Por qué introducir líneas sinuosas? Nos enamoran en los ambientes interiores especialmente pues la curva es llamativa al romper con el cubo que suelen formar las estancias con el techo, las paredes y el suelo. Aunque la tendencia está llegando cada vez más también a la arquitectura con paredes sinuosas o aperturas en forma de arco en lugar de rectangulares, como viene siendo habitual.

El origen de los muebles curvy en los años 60

A pesar de que los muebles de silueta orgánica arrasan, en realidad no se trata de una novedad, ya sabes que en decoración todo vuelve. Pues bien, estos diseños recuerdan a los de los míticos años 60’, en los que las líneas sinuosas estaban también de rabiosa actualidad. Así que sí, se trata de una reinterpretación nostálgica de hace más de medio siglo atrás.


Mesa Epic de Gubi

Ventajas de los muebles curvy en el interiorismo

Las curvas tienen muchas ventajas. Una cosa es innegable, una mesa redonda en el comedor favorece la circulación. También un cabecero separado de la pared o una isla de cocina con los cantos redondeados. De paso, estas piezas generan una gran sensación de bienestar y comodidad, pues no nos hacen estar en alerta. 

Sin duda, a través de las curvas no solo se gana que en la atmósfera se respire tranquilidad, lo que ayuda a mantener lejos el estrés en el hogar, sino que además se logra una apacible sensación de protección.

Otra cuestión popular es si los muebles con curvas son adecuados en las casas pequeñas. No hay una respuesta correcta, pues depende del caso. Por ejemplo, las mesas de comedor redondas ofrecen ventajas, como ajustarse mejor a estancias de pocos metros y promover la sociabilidad. Pero los sofás ‘curvy’ son preferibles en salones de grandes dimensiones.


Silla de Westwing Collection

Muebles que admiten formas curvas

¿Qué piezas de mobiliario son más propensas a seguir esta tendencia? Las mesitas auxiliares, las mesas de centro y, en especial, los asientos, que casi siempre ofrecen un extra de confort siendo muy mullidos. Hablamos de butacas, sillas, bancos, pufs y sofás, que si los integras en el salón con esta atractiva silueta se convertirá en absolutos protagonista del ambiente, consiguiendo una decoración redonda.


Sillón de NV Gallery

Las líneas rectas en la distribución de los espacios son inevitables, así que introducir curvas ofrece dinamismo, es casi como un acto de rebeldía a la “imposición” imperante. El resultado son ambientes dinámicos que atraen todas las miradas y rompen con la rigidez.

Los diseñadores de mobiliario infantil llevan la delantera a la hora de concebir todo tipo de piezas siguiendo el estilo ‘bold’, pues han comprendido que son una invitación a la calma, creando al instante un efecto acogedor. Todos sabemos que las caídas son frecuentes cuando los pequeños de la casa comienzan a andar o juegan despistados, así que resulta especialmente acertado equipar el cuarto infantil y su rincón de ocio con muebles de formas redondeadas que resultan sosegadoras al ojo humano y, además, evitan más de un chichón.

En definitiva, los muebles redondeados ofrecen una alternativa refrescante a los diseños rectilíneos tradicionales, lo que agrega un toque de suavidad y fluidez a los espacios. Estas siluetas audaces pueden ayudar a destacar el mueble en una habitación y añadir un toque de estilo distintivo. Pon tu casa a la moda con alguna pieza de formas curvas.

Foto de portada, Sofá On-the-Rocks de Edra

×