Los must de Guille García-Hoz para conseguir un salón de película

Decoración salón residencial Guille García-Hoz, decorador celebrity y embajador de decotherapy para Deco Diván

Estoy encantado de escribir mi primer post como embajador de decotherapy. Hoy va sobre el salón, ya que hasta el día 15 de abril tienes una súper promo de 100€ en muebles de regalo.

1. Sé tú mismo. Sí, es lo más difícil. Pero no decores como tu madre, como tu vecino o como un anuncio molón. Hay miles de detalles y matices que hacen que se note que la casa es de uno y no parezca un set de cualquier serie de televisión. Si te gustan los Clicks de Famóbil o las figuritas de porcelana a lo mejor tampoco hace falta que estén por toda la casa, pero sí que al menos tengan su rinconcito. Y si te apetece poner un saco de boxeo en un rincón, ¡HAZLO! Mira en la imagen que bien puede quedar en el salón.

Se pueden decorar muchas casas, pero ¡sólo se vive una vez!

2. Arriésgate. No tengas miedo a equivocarte, hay cosas que son fáciles de cambiar y ¿quién ha dicho que los papeles pintados nos tengan que durar veinte años? A veces nos planteamos la decoración como algo mucho más permanente de lo que podría ser. Divertirse con la casa puede ser muy guay, y ¡descubres el rebelde que hay en ti!

3. Sofás neutros, butacas molonas. Bueno, vale que no te atrevas con un rosa chicle con mariposas en el sofá, pero ¿y en una butaca? A lo mejor luego es la pieza que más personalidad da a la estancia.

4. Ilumina con cabeza. Todos sabemos poner una lámpara en medio del salón, pero si le añades unos focos con el haz cerrado que iluminen algún punto en concreto (una lámina, una escultura, un Gerardo – nótese la publicidad subliminal, jijiji…) y lámparas de lectura conseguirás una iluminación TOP.

5. Libros siempre bien. Encima de la mesa de centro. De fotografía. De moda. De crochet en el norte de Albacete. Lo que guste, vamos.

6. No todas las casas tienen tipo para una chimenea, pero siempre puedes poner una fake aunque sea de escayola. Además, son un gran recurso para centrar y orientar el espacio. Poner los sofás de frente, simétricos a los lados, en L ya es cosa tuya. Pero ya tienes algo a lo que agarrarte y hacer que el lienzo en blanco no sea tan frío…

7. Búscate un piezón, una joya de la corona, un algo que reine sobre todo y tenga un peso por encima de la media. Puede ser desde una lámpara de latón de techo, una escultura o una alfombra. Y sea cual sea tu presupuesto seguro que hay un piezón a su medida.

8. Si eres muy de recibir y pasas con facilidad de reuniones de 2 a 27 busca mobiliario que sea versátil, tibores que hagan las veces de mesa auxiliar y de asiento extra cuando haga falta. Puede que las fiestas siempre acaben en la cocina pero que no sea porque no hay sitio en el salón.

 

9. Con el sofá HAZ LO QUE QUIERAS pero que sea cómodo. Recuerda que el salón es para ti y para quien viva contigo. Hombre, mujer, niño, perro, gato, cerdo vietnamita. Es tu casa y son tus reglas, y un sofá cómodo te hará tener una vida más feliz. O no porque a lo mejor todos os peleáis por sentaros en él.

10.  Decía Dorothy Parker “que siempre haya un objeto controvertido en tu salón, dará un tema de conversación a tus invitados” y creo que ya te hemos dado bastantes pistas de dónde y cómo se puede introducir este elemento de cara a que tu salón deje al espectador de cualquier manera menos indiferente.

 

 

,
×