La decoración en restaurantes: el nuevo espacio de Cristina Oria

by Elena Jori |11 octubre, 2018 | Blog

Está claro que un restaurante bien decorado es el perfecto reclamo para los primeros clientes. Si encima lo haces de la mano de un interiorista famoso, el éxito está asegurado.

Cristina Oria no ha sido ajena a esta realidad y lo ha tenido muy claro en su novísima apertura: un espacio gastro gourmet inaugurado el pasado 26 de septiembre en la mítica esquina de las calles Velázquez y Ortega y Gasset (lo que antes era Lista) de Madrid. Sus compañeros de viaje en esta nueva aventura han sido, además de Álvaro Corsini, el estudio Quam Arquitectura – con Borja Puras al frente – y Cousi Interiorismo – con Alba y Alicia -.

Detalle del restaurante en Conde de Aranda con sofás capitoné en terciopelo mostaza

Pero este nuevo restaurante, salón de té, espacio gourmet, tienda de delicatessen y take-away sofisticado, es mucho más que un sitio bonito. En cada rincón, en cada detalle, en cada puesta en escena, está el ADN de una marca, Cristina Oria, forjada durante los últimos nueve años a fuerza de mucho trabajo y dedicación, tanto de Cristina, como de su marido Álvaro. En esta ocasión se impone el dicho al revés de que “detrás de una gran mujer siempre hay un gran hombre”. Por eso, antes de meterme en harina decorativa – que es de lo que va este blog – me gustaría hacer una pequeña reseña sobre la trayectoria emprendedora de Cristina Oria.

Mesa corrida en madera sin tratar en el restaurante de Conde de Aranda

Espíritu emprendedor

Conocí a Cristina hace 6 años cuando ya era propietaria de un pequeño negocio de catering -“alta cocina a domicilio” como reza su marca porque siempre fue alta cocina-  que servía desayunos y almuerzos de negocio a los inquilinos del edificio Beatriz. Sí, ese edificio del extinto Banco Popular con inquilinos tan ilustres como JP Morgan, Citibank o RBS. La recuerdo con su coleta rubia, en deportivas, cargando enormes cajas de canapés, acompañando a sus camareros, supervisándolo todo, siempre con una sonrisa. La recuerdo contestando el móvil no importa la hora que fuera, enviando los presupuestos puntualmente, ideando juntas regalos de empresa “rompedores y económicos” para Navidad . La recuerdo también embarazada de su primer hijo (sí, mini-chef) trabajando sin descanso, al pie del cañón, a los pocos días de haber dado a luz.

El éxito no es casualidad

Todas estas pinceladas para constatar que el éxito de Cristina Oria no es fruto de la casualidad o de un entorno familiar privilegiado -como he leído en algunos comentarios mal intencionados de un medio digital-. El éxito de Cristina Oria es el resultado de nueve años de trabajo non-stop: no hay otro secreto. Es cierto que también hay detrás una cabeza perfectamente amueblada (no en vano estudió Cunef y trabajó sus primeros años en Bain & Co) y una sensibilidad estética que probablemente le venga de familia (sus padres fueron los creadores de nuestro queridísimo Musgo). Pero sin su trabajo y perseverancia nunca habría llegado a donde está hoy: una empresa con dos restaurantes, su servicio de catering desde el obrador en la calle Eraso, más de 70 empleados en plantilla y alguna que otra sorpresa para celebrar bodas campestres que nos revelará pronto…

El nuevo espacio de Ortega y Gasset

Pero vayamos a la decoración del restaurante de Ortega y Gasset. Lo primero que llama la atención son los techos inmensos y los suelos de tarima de roble recuperada en espiga. Todo respira un cierto aire a colmado o tienda de ultramarinos al estilo Quintín (también decorado por Cousi Interiorismo). El restaurante se divide en 4 grandes espacios:

1) Una agradable terraza exterior

Terraza de Cristina Oria en Ortega y Gasset

La terraza está delimitada por grandes jardineras donde el logo de Cristina Oria está muy presente. El restaurante debe tener más de 20 metros de fachada lineal. Esto, unido a su excelente orientación sur y a sus grandes cristaleras, le confiere muchísima luminosidad.

2) La zona de tienda con una barra para encargar los take-aways

En la zona de tienda nos encontramos con un gran mostrador con productos gourmet que nos recuerda a las tiendas de principios de siglo, con un claro guiño vintage. En la zona de tienda nos topamos con porcelana comprada con mucho mimo en Maison Objet o traída de la casa Bordallo Pinheiro en Portugal. Por cierto, nos encanta la vajilla blanca y negra CO que ya es una seña de identidad de la casa.

Vajilla Cristina Oria, best seller indiscutible

3. Una bonita barra de mármol blanco para almuerzos rápidos

Barra para un almuerzo rápido o un vino antes de sentarse a la mesa

En esta zona nos gusta la combinación de materiales: la calidez de la madera en la zona de bar, la sobriedad del mármol y la piel negra en las sillas altas de la barra. Todo esto sería un poco aburrido si no incorporáramos las lámparas doradas que cuelgan sobre la barra, con motivo de espigas, muy años veinte.

4. Finalmente el comedor con grandes cristaleras

Desgraciadamente cuando visité el restaurante, estaba tan lleno que no conseguí fotos buenas del comedor, pero así tenéis una excusa para ir a almorzar… En la zona de comedor llama la atención el espejo circular de un tamaño gigantesco que amplifica el espacio y ofrece una sensación de profundidad irreal. También nos gusta el papel de la pared del fondo con unos dibujos geométricos en blanco y negro de aires art-decó. Y por último, los cuatro toldos con forma de semicírculo y rayas blancas y negras que dan vida a una de las paredes.

 

Estampado muy William Morris en las cartas

Diría que la decoración tiene toques industriales y art-decó de principios del siglo XX, influencia de William Morris ¡en la tela de las cartas! y algún elemento años veinte presente en la iluminación. Algunos detalles recuerdan a los salones de té de Biarritz, los toldos de la playa de La Concha en San Sebastián o alguna escena del Gran Gatsby.

Detalle de las grandes cristaleras de techo a suelo y las puertas en arco replicando la forma de los toldos interiores

Está claro que Cousi Interiorismo ha hecho un gran trabajo. De ellas es también la decoración de conocidos restaurantes de Madrid como El Paraguas, Ten con Ten, Quintín o Beker 6 entre otros.

De Quam Arquitectura es el mérito de haber “rescatado” toda la altura del techo y haber creado un inmenso espacio diáfano sin apenas pilares. Entre sus proyectos se encuentran el primer restaurante de Cristina Oria en Conde de Aranda, los restaurantes del grupo La Mucca y los tan de moda Hortensio y Narciso.

Y esto es todo desde el punto de vista deco. Si os pasáis por ahí, no olvidéis pedir los sandwichitos de jamón y queso con trufa, ni la tarta de limón para merendar. ¡Umm!

 

 

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.

Privacy Settings saved!
Configuracion de Privacidad

When you visit any web site, it may store or retrieve information on your browser, mostly in the form of cookies. Control your personal Cookie Services here.

Estas cookies son necesarias para que la web funcione y no se pueden desactivar de nuestro sistema.

Para utilizar esta web utilizamos las siguientes cookies técnicas necesarias.
  • wp_wcpt_session

Estas cookies nos ayudan a determinar si se han aceptado o rechazado los servicios de cookies.
  • wordpress_gdpr_allowed_services
  • wordpress_gdpr_cookies_allowed
  • wordpress_gdpr_cookies_declined

Estas cookies nos ayudan a determinar información relacionada con la tienda de la pàgina web.
  • woocommerce_cart_hash
  • woocommerce_items_in_cart
  • wp_woocommerce_session_
  • woocommerce_recently_viewed
  • store_notice[notice id]

Rechazar todos los servicios
Acepto todos los servicios
×