El buen diseño de la habitación de los peques no recae únicamente en la elección de la cama y decoración apta para ellos. A menudo lo pasamos por alto, pero un imprescindible en una habitación infantil es una zona de estudio práctica y funcional que fomente el aprendizaje y favorezca la concentración. En honor a la vuelta al cole, te damos las claves para diseñar el espacio perfecto.

Una buena ubicación

Dentro de una habitación infantil, es importante poder delimitar un espacio que sirva como zona de estudio. Aún así, siendo conscientes de que no todas las habitaciones cuentan con los suficientes metros para crear distintos ambientes, existe la opción de escoger mobiliario con escritorios integrados (ya sea en litera o en una cama) o incluso una pieza versátil que pueda plegarse. Lo importante es que sirva como espacio único dedicado al aprendizaje, al estudio y a los deberes.

Living Juvenil

Cómo mantener el orden

Un escritorio limpio y bien organizado potencia la capacidad de concentración. Las estanterías y los escritorios con cajones son ideales para mantener el orden, pero, si no, opta por cestas o cajas en las que poder guardar aquello que los niños no necesitan tener a mano. En cuanto a la superficie de trabajo, añade organizadores de escritorio y enséñales a dejarlo todo ordenado cuando terminen. Organizar su propio espacio regularmente les ayudará a entender la importancia del orden en otras estancias de la casa.

Mesa y silla a su altura

Siempre hacemos hincapié en la elección de una buena silla ergonómica (y un escritorio que se adapte a las medidas que necesitamos) y para los niños es aún más importante si cabe. Es imprescindible contar con una mesa y una silla que se adecúen a su tamaño y le permitan mantener una postura cómoda. Si es posible, y para ahorrarte el tener que renovar mobiliario cada poca tiempo, elige mobiliario que sea ajustable. Ellos están en edad de crecimiento constante, así que ¡evitemos más dolores de espalda!

El Mueble

Pizarra, corcho o tablero

Los niños están acostumbrados a utilizar pizarras (ya sean tradicionales o digitales) en el colegio, lo que a menudo les ayuda a mantener su atención en lo que están estudiando en ese momento. Por ello, es importante que pueda contar con su propia pizarra, panel de corcho o tablero en su habitación. Allí podrá anotar cosas importantes, hacer esquemas o incluso añadir recordatorios de futuras tareas.

Que no falte una lámpara

Pese a que aún podemos disfrutar de los últimos restos del verano, incluyendo esa luz natural que entra por la ventana hasta bien entrada la tarde, pronto anochecerá antes de que los niños se pongan a hacer los deberes. Toda zona de estudio o trabajo que se precie, en una habitación infantil o en un despacho, debe contar con una buena lámpara de sobremesa. Así no tendrán que forzar la vista y lograrán evitar la fatiga visual.

Lámpara de sobremesa de Maisons du Monde

Decoración estimulante

Una zona de estudio debe potenciar la concentración, sí, pero no podemos olvidarnos de que estamos tratando con una habitación infantil. Los peques necesitan colores alegres y elementos decorativos que les gusten y que les motiven a estudiar y aprender. Ya sea un póster, el abecedario, un mapamundi o algo afín a sus propios gustos personales, crear un ambiente estimulante será clave para su creatividad.

Cero distracciones

Hoy en día, tanto niños como adultos estamos acostumbrados a estar constantemente expuestos a dispositivos electrónicos con los que nos podemos pasar horas y horas. Sin embargo, es importante evitarlos a toda costa en una zona de estudio. Puede que necesite una tablet u ordenador para hacer algunas actividades, pero, en cualquier otro momento, los dispositivos electrónicos deberían permanecer apagados.

Pupitre y silla de Hannun

En Decotherapy somos expertos en crear espacios completamente personalizados y adaptados a las necesidades del cliente, ¡incluyendo a los más peques! Echa un vistazo a esta habitación infantil que diseñamos en Mataró e inspírate para crear la tuya propia.

×